viernes, 20 de octubre de 2017

Gracias

Estos días, cuando abría la capilla de nuestra parroquia para que la gente pudiera ver la exposición que aún está montada, me quedaba mirando el video con las imágenes del día de la Coronación.

Es emocionante ver cómo la gente se agolpaba para ver coronar a nuestra titular la Virgen de Fátima, agitando pañuelos blancos y echando a volar palomas blancas al cielo. La seriedad de los tres pastorcitos y la solemnidad del clero allí reunido.

Me imaginaba la satisfacción de Don Francisco Ferri y Puerto al ver tal cantidad de gente y observar cómo, esa parroquia que junto con la ayuda de Dios estaba formando, ya había echado raíces en Sueca y crecía exponencialmente. Más aún, que la titular de la parroquia era capaz de reunir a tanta gente y llenarlas de emoción.

La misma sensación tuve el domingo pasado cuando veía que nuestra parroquia se quedaba pequeña ante la cantidad de personas que vinieron a honrar a nuestra madre la Virgen de Fátima. No solo eso, sino también la preparación por la mañana del anda, las llamadas de amigos y sacerdotes felicitándonos por la fiesta, noticias que alegraban el corazón, etc…

Fue una Misa preciosa: cantada por los jóvenes de nuestra parroquia, acompañados por Don Manuel y Don Diego que no quisieron perderse la cita aunque tuvieran que marcharse antes por motivos de trabajo en sus parroquias, las palabras que nos compartió Don Ismael, amigo sacerdote, que nos ayudaron a interiorizar más esta fiesta, los tres pastorcitos que leyeron súper bien aunque el cura les había puesto unas frases muy largas y complicadas,…

La procesión fue espectacular. Algunos me decían que hacía mucho tiempo que no veían tanta gente…pero era normal, no siempre se celebran 100 años de las apariciones y 50 de la Coronación de nuestra imagen. Parroquianos y fieles, fallas, cofradías, la Real Asociación, la Començadoreta i les llauradoretes, los antiguos pastorcitos y los actuales, los niños de primera comunión, los alumnos de 4º de ESO portando el anda, la representación del ayuntamiento, la vida consagrada presente en nuestro pueblo,… y mucha gente observando con devoción desde sus casas, engalanadas con manteles puestos con cariño y las puertas abiertas de par en par, cómo pasaba la Virgen de Fátima y los bendecía con su presencia.

Incluso un regalo que nos hizo nuestra madre. En el pasado número decía que no teníamos policía que nos acompañara. Dos días antes de la fiesta recibí una llamada diciéndome que si tendríamos seguridad y, desde aquí, agradezco la presencia y el buen hacer de los agentes de la Policía Local que vinieron.

En fin, como podéis leer, fue un fin de semana precioso. Un gran regalo de Dios por intercesión de nuestra madre María, la Virgen de Fátima.

Vuestro párroco

sábado, 14 de octubre de 2017

VIXCA LA MARE DE DÉU DE FÀTIMA
Y por fin llegó la gran fiesta de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima. Si bien es cierto que las celebraciones en torno al 13 de mayo fueron preciosas, lo que nos espera este fin de semana será espectacular.

Y no porque vamos a realizar muchas cosas, o vamos a tirar la casa por la ventana,…nada más lejos de la realidad. Serán espectaculares porque tenemos muchas ganas de poder honrar a nuestra titular. Desde el primer día de octubre, los más pequeños de la casa, adornaron el colegio para recordarnos que llegaban las fiestas. Los alumnos de “La Encarnación” y de las “Salesianas” fueron testigos del gran trabajo que han realizado nuestros chavales junto con sus profesores. Agradecer públicamente a estos últimos por las ganas i la ilusión que han puesto en la preparación de todos los murales, dibujos, etc…

Precisamente, sus dibujos, nos dan la bienvenida a la parroquia desde el pasado viernes 6 de octubre. Ellos han puesto su granito de arena para que la parroquia esté bien guapa. Estoy más que seguro que el domingo, cuando la imagen de nuestra titular pase por el lado, sonreirá al ver los regalos que los niños y niños del colegio de Nuestra Señora de Fátima le han dejado en forma de dibujo o carteles.

Los niños son protagonistas también de la pequeña exposición que hemos montado en la capilla de nuestra parroquia. 63 años de historia resumida en las fotos de “Els pastorets” y de los festeros o clavarios que en su tiempo hubieron alrededor de la fiesta de Nuestra Señora de Fátima. Fotos, vestidos de pastorcitos y libros de fiestas que nos han cedido feligreses de nuestra parroquia y que cada día va creciendo. También aquí quiero agradecer a Pedro, mi sacristán, que ha aguantado el tener que montar la exposición conmigo poniendo los armarios de la parroquia patas arriba buscando manteles y recuerdos para poner en la exposición.

Todo esto ha hecho que se cree una gran expectativa en torno a la fiesta de este domingo 15 de octubre en el que conmemoraremos la última aparición de la Virgen de Fátima y, también, el cincuentenario de la Coronación de nuestra imagen. A este propósito, en la exposición podréis ver un libro de efemérides que escribió el mismo Don Francisco Ferri y Puerto sobre los inicios de la parroquia y, en particular, sobre la celebración de dicha coronación. También podréis ver un pequeño video del día de la coronación por gentileza de Doña María Fos a quien le estoy muy agradecido por ese tesoro que nos ha prestado.

Tal es la expectativa que los parroquianos no han dudado en echarme un cable en lo último que les he pedido. Resulta que el domingo no tendremos quien nos corte el tráfico para que la imagen de nuestra titular pueda salir y visitar a todos los vecinos del barrio. Se ve que esta porción del Pueblo de Dios de Sueca no es tan importante para ser acompañada y cuidada…como tampoco lo fue el 12 de marzo cuando nuestra imagen fue en romería hasta el Asilo para visitar a todos los ancianos que las Hermanitas cuidan con tanta devoción. Menos mal que las calles ya estaban cortadas por las fallas y no tuvimos demasiado problemas.

En vez de disfrutar de la procesión y poder acompañar con devoción a la Virgen de Fátima, se endosarán chalecos reflectantes para, siempre que los conductores los respeten, puedan parar y guiar el tráfico y que la procesión pueda transcurrir con normalidad. Le pido a la Virgen que la parroquia y la “Real Asociación de la Virgen de Sales” no tenga el mismo problema que nosotros el septiembre del año que viene…ni yo tampoco en mayo ni en octubre del 2018…

Pero el manto de la Virgen nos cobija y nada nos hará perder ni la paz ni la calma de este gran fin de semana que nos espera. La Virgen nos lo da todo y queremos compartirlo con todo el pueblo de Sueca. Os esperamos el domingo a las 18:00 horas en nuestra parroquia para, todos juntos, gritar bien fuerte: VIXCA LA MARE DE DÉU DE FÀTIMA!!!

Vuestro párroco

viernes, 6 de octubre de 2017

LIBERTAD
La verdad es que no entiendo nada de lo que está pasando estos días en las tierras vecinas del norte de Valencia. Tampoco entiendo qué está pasando en el resto de España. Y que conste, antes de nada, que esto que digo no va a favor de nadie, simplemente es una reflexión.

Al final va a tener razón un conocido humorista, Berto Romero, que intentando dialogar con sus hijos para mediar en un conflicto familiar, acababa su monólogo diciendo que se le caía la cara de vergüenza al saber que lo que enseña a sus hijos en casa no sirve para la calle.

Porque los que nos decimos mayores, los que decimos que podemos enseñar a nuestros jóvenes a cómo comportarse, los que intentamos educar a una generación futura que tendrá que llevar las riendas del mundo, los que intentamos hacer de nuestros chavales seres libres,…nos estamos comportando como animales.

¿Cómo puedo hablar a un chaval sobre el diálogo y la comprensión en clase si lo que está viendo por la televisión es todo lo contrario? Muy difícil, la verdad. Pero no pierdo la esperanza.

Las mentiras, los engaños que estamos escuchando estos días, no hacen más que cargarse esa palabra que todos tienen en la boca actualmente pero que nadie está dispuesto a vivir según las exigencias que comporta el hecho sólo de nombrarla.

La libertad está siendo salvajemente violada, forzada,…por la sinrazón, por las ansias de poder, por los gobiernos que sólo piensan en sí mismos, por los que no aceptan que el otro pueda tener otras ideas diferentes, por la ira, por la falta de diálogo, por no querer ceder, por el no querer convivir,…y así podríamos estar llenando hojas y hojas.

Dicen que quien habla a gritos es porque no tiene nada que decir y desgraciadamente TODOS estamos hablando a gritos. Lo único que vamos a conseguir es quedarnos afónicos y sin fuerzas hasta llegar al punto, como siempre pasa, de que nos de todo igual.
Sólo nos queda esperar a que todo se arregle de la mejor manera posible. Mientras tanto, la libertad, como dice la canción: “Y arrastrarás las cadenas. Y las leyes sus amigas. Palabras, silencio, miradas. Y tú seguirás olvidada. Y cada vez, cada vez, más pequeñita...”.

Vuestro párroco

viernes, 29 de septiembre de 2017

Historia viva

¡Qué rápido pasa el tiempo! Este lunes haré ya un año que estoy en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima y parece que fue ayer cuando, con muchos nervios, era presentado como párroco de esta humilde y sencilla comunidad parroquial de nuestro pueblo.

Un año que ha pasado rápido, sí, pero en el que me ha dado tiempo a darme cuenta de la realidad que me rodea, las necesidades de la parroquia, gente increíble y que se ha hecho necesaria en mi vida y… ¡lo difícil que es escribir todas las semanas una carta! Un año en el que he intentado sentirme libre a la hora de actuar tanto dentro (mis parroquianos me lo han puesto muy fácil) como fuera de los muros de la parroquia. Eso ha dado pie a que la “sin hueso” no dejara de nombrarme…“Veges tu, el de la coleteta…”. Je, je, je…reconozco que me hace gracia. A propósito de esto, un aviso a todas esas personas que se acuerdan de mí: seguiré siendo libre, os guste o no, y, por lo tanto, feliz hasta la médula.

Tan feliz como me encontré el pasado día 26 de septiembre. Habréis visto en las hojas del Semanario un aviso en el que se llamaban a todos los que habían sido “Pastorets” de la Virgen de Fátima para un pequeño encuentro. Mi sorpresa y mi alegría fue encontrarme con más de 50 personas delante. Historia viva de nuestra parroquia.

El encuentro fue breve, un primer contacto, vernos las caras y poder verse en las fotos que tenemos en la parroquia con unos cuantos años menos. El próximo viernes 6 de octubre hemos quedado para una cena de sobaquillo en la que podremos estrechar un poco más los lazos de unión, recordar anécdotas del año de su “reinado” y ver cómo ha evolucionado la fiesta en honor a la Virgen de Fátima.

Un encuentro que sirvió como pistoletazo de salida de los diferentes actos que desde la parroquia y el colegio estamos preparando para culminar este centenario de las Apariciones de la Virgen de Fátima. Como por ejemplo una exposición que inauguraremos el mismo día 6 todos los antiguos “pastorets” y que podréis visitar durante todo el mes de octubre. O la visita de los colegios para hacer una visita la imagen de Nuestra Titular, etc… La semana que viene tendréis más información, estad atentos.

En la parroquia os recibiremos con los brazos abiertos esperando poder celebrar con vosotros el final del Centenario de las Apariciones con gran fiesta y alegría.

Vuestro párroco

viernes, 22 de septiembre de 2017

Ciudad de ángeles

Esta semana que vamos a empezar celebramos a los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael y, tengo que reconocer, que tengo bastante olvidado este tema. Sin embargo, charlando con una persona hace poco, le escuchaba decir que para él su padre, ya en la Gloria de Dios, era un ángel que siempre estaba velando por su familia.

No os voy a contar la conversación que mantuve, sólo notar la paz, tranquilidad y sosiego que esta persona irradiaba al hablar su particular ángel de la guarda. No pude evitar recordar esa oración que nos enseñaban de pequeño (y que desgraciadamente parece estar cayendo en el olvido) que rezaba por las noches antes de dormir: “Ángel de la Guarda, dulce compañía. No me desampares ni de noche, ni de día. No me dejes solo que si no me perdería.”

Los ángeles son seres espirituales creados por Dios. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad. Como son seres espirituales no pueden ser vistos; sin embargo, en la Biblia encontramos ejemplos, como en los profetas Daniel y Zacarías, donde, por intervención de Dios, han podido ser vistos entre gran asombro y respeto.

Cada uno de nosotros tenemos nuestro ángel. Siempre he creído que tengo cuatro: mis abuelos; encargados de velar por mi y de rodearme del amor de Dios. Tengo dos más que todavía no se han ganado las alas…pero que el Señor no tenga prisa en dárselas que todavía me hacen falta aquí.

A lo largo de nuestra vida nos encontramos con personas cuyo trato hacia nosotros o su manera de hacer las cosas, las consideramos como ángeles o regalos de Dios. Será porque nos recuerdan el amor que Dios nos tiene o porque, simplemente, encontramos paz estando a su lado.

Sea lo que sea, lo cierto es que Dios, en su divina misericordia, envía mensajeros de su voluntad y amor todos los días hacia nosotros. No harán ruido, no vendrán entre nubes y relámpagos,…pienso que su presencia será algo tan sutil como una brisa suave. Tienen algo importante que darnos, algo que es más importante que ellos mismos: la presencia, cercanía y cuidado de Dios en nuestra vida. Por eso, para que no olvidemos esto por culpa de nuestro asombro, no se dejan ver…o si…

Vuestro párroco

viernes, 15 de septiembre de 2017

MIM-ANDO
El diccionario de la Real Academia Española define la mímica como la “expresión de pensamientos, sentimientos o acciones por medio de gestos y movimientos corporales”. En esta semana que nuestro pueblo se llena de artistas de la mímica de todo el mundo, no podía dejar pasar la ocasión para ir un poco más allá.

Durante estos días nuestras calles se llenarán de espectáculos que nos invitarán a reír, a reflexionar, a llorar, a asombrarnos y (espero y deseo) a sentir muchos más sentimientos. Cierto que habrán cosas que nos gusten más o que nos gusten menos, pero creo que no podemos perdernos esta dosis de cultura que se nos pone delante.

Sin embargo, yendo un poco más allá y poniendo los pies en el suelo, lo que vamos a ver estos días en Sueca no dejan de ser obras teatrales que nos van a querer contar historias. Ahondando un poco más, hay otra definición de la RAE que me ha llamado la atención. Buscando la definición de mimo (refiriéndome al artista que realiza este tipo de actuaciones) me he encontrado cuatro acepciones que no tienen nada que ver con lo que buscaba a priori. Me quedo con dos: “Cariño halago o demostración de ternura” y “Cuidado, delicadeza con que se hace algo”.

Personalmente, no me puedo quejar de las demostraciones de mimo que recibo: un abrazo, un beso, una mirada que habla, unos buenos días o buenas tardes o buenas noches, o largas conversaciones en las que no se dice nada pero que se expresa todo. Por todas ellas me siento inmensamente agradecido…

Lo que si me puedo quejar es de la falta de mimo que puedo llegar a conceder a los que me rodean. Tal vez por despiste, por dejadez o por miedo a cansar o molestar a las otras personas. Esa es una de mis tareas pendientes.

No obstante, creo que todos necesitamos de buenas dosis de mimo; y, una de las formas de mimar,  nos la propone esta semana la liturgia dominical: el perdón. Ya hablaremos de esto este fin de semana en las Misas. Sólo espero que también esta demostración continua de ternura del Señor hacia nosotros, nos haga reflexionar sobre si, ya que nos gusta tanto recibir el mimo del perdón, somos capaces de mimar al otro de la misma forma. Ahí queda la cosa.

Vuestro  párroco

viernes, 1 de septiembre de 2017

DE LA ARENA AL ASFALTO

Ya estamos aquí de nuevo. Poco a poco el pueblo se va llenando de la gente que ha pasado el verano en “la mar”. Volvemos a una normalidad relativa pues, para no acabar este tiempo de descanso de forma brusca, nos esperan las fiestas en honor a nuestra patrona la Virgen de Sales que, personalmente, no me pienso perder.

Septiembre nos recibe con el abrazo de María, nuestra Madre, para honrarla y venerarla. Para pedirle fuerza y su compañía en este curso que estamos a punto de comenzar y que, con mucho cariño y dedicación, estamos preparando.

Falta nos hace de su intercesión para saber acertar en nuestras decisiones, saber mostrar el Evangelio a los que nos rodean y saber elegir las acciones necesarias para este cometido, etc… Sabiendo que no siempre acertaremos, que siempre sacarán punta de lo que hagamos y que siempre habrán voces críticas que pueden llegar a desanimar.

Cabe suponer que a María también le llegarían ese tipo de comentarios negativos sobre su Hijo. La verdad es que se lo ganaba a pulso: salía con “pecadores”, hablaba y actuaba de una forma diferente, disfrutaba de la compañía de sus amigos tratándolos como hermanos, acudía a las fiestas y participaba en ellas (dudo mucho que en las Bodas de Caná estuviese sentado y serio cual legislador moral observando y criticando el comportamiento de las personas),…

Sin embargo, María, no cedió nunca al pesimismo sino que se mantuvo fiel junto a su Hijo hasta al pie de la Cruz. Rogando al Padre por todas esas personas que criticaban a su Hijo para que dejaran de hacerlo y disfrutaran del mensaje nuevo y fresco que había venido a enseñarles.

Disfrutemos de estas fiestas en honor a Nuestra Patrona, disfrutemos de la vida y dejemos vivirla a los demás (que, por si no os habíais dado cuenta, sólo tenemos una). No nos olvidemos que ella nos esperará en los diferentes actos que se realicen dentro de la parroquia como fuera. Disfrutemos pues de su compañía.

Vuestro párroco

sábado, 24 de junio de 2017

Últimos coletazos
Esta semana he descubierto una nueva frase suecana que, por lo que he podido comprobar, es típica estos días en los que comenzamos el verano: “M’en vaig a la mar!”. Me imagino que pasear estos días por el Perelló, los Marenys, etc… será casi como pasear por Sueca; cambiamos de domicilio pero no de vecinos.

Me alegro por todas esas personas que me lo han dicho porque significa que van a descansar después de un largo curso que da sus últimos coletazos.

Los timbres de los colegios ya han dejado de sonar, los grupos parroquiales también cesan un poco su actividad y los jóvenes de nuestras parroquias preparan con ilusión el esperado campamento de verano donde esperamos pasarlo genial.

Por mi parte también hago un parón estival de estos escritos. Necesito llenar la cabeza de nuevas ideas y experiencias que luego pueda compartir con vosotros. Pero no sólo yo. Todos nosotros hacemos un pequeño parón para poder cargar las pilas.

Ese parón, sin embargo, no debe producirse también en nuestra vida de fe. Los sacerdotes que llevan también las capillas de la playa están medio invierno buscando curas que les puedan echar un cable en la campaña veraniega. Todo para que podamos encontrar un momento de encuentro con el Señor entre el descanso de la playa y los largos paseos en tranquilidad.

No olvidemos a Cristo durante este verano. Él sigue estando allí esperándonos y más ahora que podemos estar un poco más relajados y, por lo tanto, poder buscar algún momento más para rezar o para leer algún libro de temática religiosa que nos ayude a crecer un poquito en la fe.

¡Que paséis un buen verano a todos…nos vemos en septiembre!

Vuestro párroco